EN QUE CREEMOS

  • LA BIBLIA

    Creemos que la Biblia es la palabra de Dios. Por tanto es suficiente para nuestra práctica de fe, tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo Testamento fueron escritos por hombres inspirados por el Espíritu Santo y son el registro escrito de la revelación de Dios a los hombres. La Biblia es la autoridad y regla infalible en todos los asuntos de fe, conducta y manera de vivir.

  • EL UNICO Y VERDADERO DIOS

    Creemos en un solo Dios viviente, eterno, único y verdadero, quien se ha manifestado a sí mismo por medio de la revelación propia como el YO SOY, el que es, el que ha sido y el que será siempre. Dios mismo se ha revelado manifestándose en los principios de parentesco y asociación como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

  • LA DIVINIDAD DE JESUCRISTO

    El Señor Jesucristo es el eterno Hijo de Dios. Las Escrituras declaran: Su nacimiento virgíneo, Su vida sin pecado, Sus milagros, Su muerte sustitucionaria en la cruz, su resurrección gloriosa de la muerte y su exaltación hasta estar a la diestra de Dios.

  • LA CAIDA DEL HOMBRE

    Creemos que el hombre, por voluntad propia, rehusó y rechazó la autoridad de Dios sobre su vida, y por lo tanto perdió todas las bendiciones que Dios tenía preparadas para él. Esta separación del hombre de Dios, no sólo hace que este muera físicamente, sino espiritualmente, todo esto por su pecado.

  • SANTIFICACIÓN

    La santificación es un acto de separación de lo que es malo y dedicar su vida a Dios. La Biblia enseña que "SIN SANTIDAD NADIE VERA AL SEÑOR". Por el poder del Espíritu Santo nosotros podemos obedecer el mandamiento "SED SANTO, COMO YO SOY SANTO". La santidad se realiza en la vida del creyente, cuanto este reconoce y se identifica con Cristo, en su muerte y su resurrección.

  • EL BAUTISMO EN EL ESPIRITU SANTO

    Creemos en el Espíritu Santo quien procede de Dios y es el Espíritu de Dios. Es el cumplimiento de la promesa dada por el Padre, este bautismo en el Espíritu Santo y fuego, de acuerdo al mandamiento dado por nuestro Señor Jesucristo es para todo creyente para su provecho con la manifestación de diferentes dones, que serán usados en la obra del ministerio, siendo el don de lenguas el que más se manifiesta como una evidencia clara de este bautismo, pero creemos que sobre todos los dones que el creyente debe tener es el de Amor.

  • LA IGLESIA

    Creemos que todos aquellos que están unidos en Jesucristo por el nuevo nacimiento son miembros de la Iglesia universal que es el cuerpo de Cristo. La Iglesia es la habitación de Dios a través del Espíritu Santo y tiene que cumplir el mandamiento de la Gran Comisión y cumplir con la tarea final. Cada creyente nacido de nuevo es una parte de la Iglesia, ya que el propósito de Dios para el hombre es salvarlo y rescatarlo del pecado, y para eso tenemos que predicar el Evangelio a todo el mundo.

  • EL MINISTERIO

    Dios llama y ordena ministros de acuerdo a la Escritura, con el propósito de que guíen a la Iglesia a: evangelización de todo el mundo, adorar al Señor y levantar el cuerpo de Cristo, que es su Iglesia a su imagen.

  • SANIDAD DIVINA

    La Sanidad Divina es una parte integral del Evangelio. La liberación de cualquier enfermedad es un privilegio de todo creyente.

  • NUESTRA ESPERANZA

    Creemos que en la resurrección de los muertos en Cristo nosotros los que vivimos, los que habremos quedado, seremos juntamente trasladados a la presencia de Dios y de nuestro Señor Jesucristo.

  • EL JUICIO FINAL

    Creemos que los espíritus de los no creyentes perduran después de la muerte física, y son conscientes de su condición y sufrimiento hasta el juicio final del Gran Trono Blanco. Y aquellos que no se encuentren inscritos en el Libro de la Vida, juntamente con el diablo y sus ángeles, la bestia y el falso profeta serán enviados al lago de fuego y azufre a un tormento eterno.